Ahorro en el día a día

© RFsole - Fotolia.com

El ahorro es, a día de hoy, probablemente uno de los grandes objetivos de todos los ciudadanos. Y ya no se trata simplemente de apartar una cierta cantidad de nuestro sueldo para conseguirlo; cada vez más y más nos encontramos con que necesitamos perseguir esa meta en cada uno de nuestros gestos diarios si realmente queremos conseguir ese beneficio.

Lo principal a la hora de ahorrar es que uno no debe privarse de sus caprichos. Eso sólo conseguirá que nos desmotivemos y vivamos todo el proceso como una carga o un castigo. En cambio podemos marcar esa diferencia con gestos más cuidadosos, como no dejar nada conectado a la red eléctrica, incluso si está apagado, ir a hacer la compra con una lista cuidadosamente planificada, fijarnos en los precios de aquello que compramos y en las optativas, dejar de beber agua embotellada, afiliarse a una biblioteca en lugar de comprar libros, etc.

Si aun así encontramos problemas para seguir toda esta pequeña serie de pautas que nos ayudará en nuestro día a día, podemos recurrir a medidas algo más estrictas, como dejarnos las tarjetas de crédito en casa a conciencia o retirar a principios de mes la cantidad que queremos ahorrar y dejarla a un lado en lugar de esperar a que llegue el día 31 y ver cuánto nos ha quedado.

Cómo actuar en situaciones de crisis

© DigitalGenetics - Fotolia.com

A nadie se le escapa, ni es ningún secreto, que la actual coyuntura es una de las más complicadas a la que muchos jóvenes empresarios o emprendedores se ha tenido que enfrentar nunca.

Con la llegada de la famosa crisis, muchos comercios y negocios se han visto obligados al cierre o a traspasar sus actividades económicas.
Ante esta situación ¿cuál es la mejor forma de invertir o de encarar una nueva actividad?
Esta es la pregunta que muchos empresarios se hacen, pues bien, las denominadas crisis también crean oportunidades.
Oportunidades que los inversores, emprendedores, empresarios e incluso políticos deben saber ver y aprovechar.
No siempre es fácil acertar y dar con la clave adecuada en momentos como este, incluso no hay una manera única y solucionadora común para cada peculiar situación, pero ahí juega un papel importante la pericia, la visión de mercado y la planificación económica de cada uno.

Realizando un correcto estudio del momento finaciero actual de un sector en particular, y planeando estratégicamente la viabilidad de un negocio o producto se pueden llegar a lograr resultados muy positivos incluso en las épocas más duras.

Con la inversión adecuada y el apoyo suficiente, podemos llevar a buen puerto nuestro negocio, y aprovechar las posibilidades de un mercado que, aunque no parezca favorable actualmente, siempre ofrece alguna posibilidad para el emprendedor inteligente.

image © DigitalGenetics – Fotolia.com

El autoempleo, una vía para escapar de la crisis

© Tatjana Balzer – Fotolia.com

Reflexionando sobre el momento actual, de crisis aguda, que se está viviendo en muchos países, entre ellos España, se está produciendo un fenómeno doloroso e inadmisible, y que se corresponde con la alta tasa de paro, de larga duración, en el sector de los recién graduados universitarios, que alcanza cifras escandalosas.

El joven universitario, altamente preparado y capaz, se encuentra, de bruces, con la realidad de la calle, cuando empieza la búsqueda activa de empleo. En muchos de los casos, la única opción que les queda, es la de emigrar a países emergentes como Brasil o Chile, o países como Alemania y Reino Unido, con un potencial inmenso, económico e industrial. Esto supone, la descapitalización científica de un país, sin duda, y el desarraigo familiar.

En contraposición a esta opción de empleo para los jóvenes universitarios, está tomando fuerza el concepto de autoempleo, que podríamos definir como el trabajo por cuenta propia, mediante la creación de una empresa como administrador de la misma, o inscribiéndose en el régimen de trabajadores autónomos. Esto supondrá, casi con seguridad plena, trabajar muchas más horas que por cuenta ajena, pero eso no debe suponer problema para un emprendedor joven.

Dado el estancamiento y saturación del mercado laboral, el autoempleo, y en disciplinas relacionadas con las nuevas tecnologías y las telecomunicaciones, es, sin duda, una magnífica opción para escapar de la crisis que nos rodea.

Educación económica

© fox17 – Fotolia.com

Prima de riesgo, bonos basura, datos macroeconómicos, indicadores, ratios, resultados de beneficios y otras muchas palabras y términos del lenguaje económico y financiero son difíciles de comprender para la mayoría de las personas. Sin embargo todos los medios de comunicación están llenos de noticias de tipo económico que afectan a consumidores, amas de casa, jubilados, empresarios y en definitiva a toda la sociedad de una manera u otra.

Para el bienestar de un país es absolutamente imprescindible que sus ciudadanos tengan una educación económica al menos suficiente. Es increíble que entre las asignaturas básicas de nuestra educación no se cuenten aquellas que enseñan a nuestros niños y futuros líderes a manejar conceptos esenciales que luego les serán de mucha utilidad en la vida adulta.

Cómo se crea el dinero, el efecto de los tipos de interés en la economía, el equilibrio entre exportaciones e importaciones son sin duda importantes pero no suficientes. El lenguaje económico debe ser transparente, sencillo y sobre todo accesible para la mayoría de la población.

En otros países los medios audiovisuales incluyen espacios donde se muestra cómo presupuestar de forma inteligente, cómo utilizar Internet y las tecnologías de la información para poder obtener bienes y servicios a un precio más interesante o cómo usar estas tecnologías para poder ser más competitivos en nuestros negocios.

Esperemos que hayamos aprendido alguna lección de la pasada crisis y que en el futuro próximo nuestra educación económica mejore. Nosotros también mejoraremos.

Pequeños consejos para iniciarse en Bolsa.

© Eisenhans – Fotolia.com

Formas de invertir en bolsa hay muchas. En este artículo lo único que pretendemos es dar unas pequeñas consignas para aquellos inversores de nuevo cuño que comienzan en este mundo y que no saben cómo dar sus primeros pasos.

Lo primero de todo, aunque pueda parecer evidente, es comprar acciones. ¿Cómo hacerlo? A través un broker. Podemos hacerlo a través de nuestra propia entidad bancaria, que nos indicarán los pasos a seguir, pero hoy en día en internet también pueden encontrarse numerosas compañías que ofrecen brokers “on line” y consejos para encontrar las mejores opciones. En caso de optar por esta segunda opción, es importante asegurarse de que cumplen la normativa para operar en bolsa y tener claro la comisión que nos van a cobrar por ello. Para ello, será necesario firmar una documentación que ellos mismos nos remitirán para abrirnos una cuenta de valores.

Una vez dado este paso, ya podemos invertir en bolsa, mediante la compraventa de acciones. Será conveniente vigilar todas nuestras operaciones y los gastos que acarrean para que la rentabilidad de nuestros movimientos sea siempre máxima. Muchas veces pequeñas operaciones no son rentables, porque aunque suba el valor de las acciones, si descontamos las comisiones no obtenemos una verdadera rentabilidad.
El operar por internet nos va a permitir realizar transacciones prácticamente durante todo el día. Siempre deberemos estar atentos a las fluctuaciones del mercado o a otros factores macroeconómicos que contribuirán a tener mayor o menor éxito en esta aventura.

Ahorrar usando el teléfono móvil

© lassedesignen – Fotolia.com

Vivimos en un mundo en el que en cualquier momento puede ocurrir el mayor de los imprevistos. Puede que necesitemos una gran cantidad de dinero para algo necesario o muy útil que no hubiéramos previsto con antelación. Cuando esto ocurre y nos encontramos sin fondos, la situación puede ser realmente desesperante.

Por eso, lo mejor que podemos hacer para prevenir que ocurra una situación tan desagradable, como la anteriormente descrita, es empezar a ahorrar. Si ahorramos tendremos un colchón, un respaldo que nos permita enfrentarnos a cualquier eventualidad que pueda surgir y salir airosos de ella.

La mejor manera de ahorrar es, sin duda, contener los gastos. Debemos detectar cuáles son todos aquellos gastos supérfluos que limitan nuestra capacidad de ahorro. Una vez detectados estos gastos que merman nuestras reservas dinerarias, tenemos que eliminarlos.

Debemos plantearnos para lograr ahorrar, cuáles son aquellas cosas de las que podríamos prescindir sin mayores problemas. Hoy día existen muchas aplicaciones para el móvil que nos pueden ayudar a controlar nuestros gastos y de esta manera poder eliminar gastos que no sean útiles.

Una buena búsqueda por Internet, principalmente en los sitios oficiales de descargas de aplicaciones, nos bastará para encontrar dichas aplicaciones. Ya todo será cuestión de probar y ver cuál es la que más nos conviene usar. Registrar y comparar cifras sobre nuestros gastos a través de estas aplicaciones será de gran utilidad. Todo ello con la comodidad que nos ofrece nuestro móvil inteligente.

La necesidad de invertir en industria.

© everythingpossible  - Fotolia.com

Durante los últimos siete años hemos estado inmersos en una gran crisis provocada como todos sabemos por el estallido de una burbuja inmobiliaria. A nosotros los españoles nos afecta gravemente, puesto que desde los años sesenta (con la llegada del bienestar europeo) los sectores turísticos e inmobiliarios se convirtieron en el pilar de la economía de nuestro país. ¿Por qué esta recapitulación? Pues porque durante estos cincuenta años no hemos cambiado prácticamente en nada nuestro modelo económico y con el estallido de esta recesión nuestros pilares básicos, soporte de nuestra economía, han caído. Con esto, mi propósito es dar a entender que es necesario que nos centremos en (explotar) otro sector económico como por ejemplo, la industria.

Países como Alemania o Japón altamente industrializados no se han visto tan afectados por la recesión y además la han superado con menor dificultad que el resto. Tengo que destacar que en nuestro país se forman a miles de estudiantes universitarios altamente cualificados(de los mejores de Europa), muchos de los cuales terminan sus estudios y terminan trabajando en empleos que no les corresponden (fenómeno conocido como sobre cualificación) o acaban fuera de nuestro país atraídos por los puestos de trabajo que tanta falta hacen en nuestro país.
Al principio es complicado sostener una inversión a largo plazo, pero si logramos salir de esta crisis y no queremos volver a caer en las mismas será necesaria una reforma estructural de este calibre.

Maneras de afrontar la crisis.

© ChaotiC_PhotographY – Fotolia.com

Hoy en día la gente esta muy preocupada por la crisis, esa palabra que esta en boca de todos y que se escucha en telediarios, en la radio, en documentales incluso en canciones.
Son tiempos de escasez y mucha gente no tiene dinero para llegar a final de mes o para llevarse algo a la boca.

La gente busca nuevas maneras de ganar dinero, trabajos de pocas horas, puntuales como alguna chapuza de fontanería, regar las plantas y hacer de jardinero, limpiar casas o incluso ofrecerse para hacer compañía a personas mayores que necesiten a alguien que este con ellos mientras sus hijos están en el trabajo. Esas personas no saben que por internet también se puede ganar dinero en paginas de trabajos como Clickworker o paginas en las que visualizas anuncios y te dan una pequeña comisión, esas paginas son mas conocidas como PTC.

Hay que buscar nuevas maneras de ganar dinero hasta que esta crisis se termine porque trabajos estables hay muy pocos en estos tiempo que corren, para conseguir un trabajo hay que esta muy calificado y así y todo se tiene que tener suerte para que te escojan a ti y no la competencia ya que gente parada hay mucha, es cuestión de probabilidad que se fijen en ti o en otro si no te esfuerzas para conseguirlo.

Necesario para la economía de un país

© alex carr - Fotolia.com

Hoy en día existen una gran cantidad de factores que determinan el futuro de una economía. Los hay que son más fáciles de controlar que los otros, pero su variabilidad y gran cantidad hacen que controlar el devenir de una economía se convierta en una tarea realmente difícil de acometer. Así, en el ejercicio de control de una economía hay que saber atraer a los inversores, tanto nacionales como internacionales, y, por tanto, a la inversión financiera. La inversión financiera, sobre todo la extranjera, es una gran fuente de ingresos para las grandes corporaciones, para las empresas medianas también e incluso una gran vía de financiación para los estados, que ven en ella un método viable y directo para obtener fondos. Así pues, hay que tener muy en cuenta la inversión financiera, ya que se trata de un instrumento con grandes capacidades y que puede ayudar a tirar adelante y hacer crecer a países enteros mediante grandes inversiones. Para ello, hay que atraer la inversión financiera con condiciones ventajosas, proporcionando grandes opciones de negocio. Porque, en definitiva, es eso, un negocio, y en un negocio tienen que salir ganando todas las partes. Si los estados obtienen financiación, los inversores obtienen ingresos y beneficios. Esa es la base de toda relación contractual o financiera. Así pues, uno de los puntos importantes que debe saberse manejar para que una economía funcione es tener una buena base de inversores que aporten capital y que ayuden a financiar los gastos que un estado debe afrontar. Sin ellos, la tarea deviene mucho más ardua y la situación puede complicarse.

foto © alex carr – Fotolia.com

Una herramienta de organización financiera

© carlos castilla - Fotolia.com

Existen muchas y disponemos de muchas herramientas para organizar toda nuestra situación financiera. También es muy importante tener un control claro sobre nuestras finanzas y saber, cuando finalizan los ejercicios, los resultados de entradas y salidas. Una de las herramientas básicas para controlar nuestra situación financiera es el presupuesto. El presupuesto nos sirve para establecer los objetivos para un ejercicio determinado. Esta herramienta nos ayudará a tener un control global de nuestras cuentas, lo cual nos permitirá estudiar cómo gestionamos nuestra situación financiera. El presupuesto nos sirve de base para evitar una mala gestión y tener una guía de cómo debe evolucionar nuestra gestión. Las desviaciones, tanto por encima como por abajo, son controlables de una manera más eficiente y ello repercute en la mejora de nuestros resultados. Así pues, respetar el presupuesto significará que hemos cumplido con nuestros objetivos presupuestarios y que las cosas han ido como habíamos planificado. Es importante tener claro que, para que el presupuesto cumpla con su función, éste debe ser respetado. Salirse de sus objetivos y sus cifras nos llevará a la desorganización de resultados y cuentas y no nos permitirá cumplir las metas que nos hayamos fijado.

foto © carlos castilla – Fotolia.com